Los diferentes significados del bostezo en el perro

Los diferentes significados del bostezo en el perro
7 agosto, 2017

Uno de los sistemas de comunicación del perro, en este caso hablaríamos de comunicación no verbal, es el bostezo. Con el bostezo nuestro perro puede comunicarnos diferentes estados de ánimo que no hay que ignorar, y no hablamos del bostezo de hambre, de sueño o de aburrimiento. Si no, sobretodo, del bostezo por ansiedad.
La mayoría de mamíferos bostezan y, generalmente, lo hacemos cuando tenemos sueño, hambre o un aburrimiento importante. Sin embargo, en los perros, el bostezo debe tenerse en cuenta, principalmente, cuando es debido al estrés.

Los perros, ante un estímulo desagradable, bostezan. Es el caso de los perros que, por ejemplo, no les gusta que les abracen. Lo puedes comprobar con tu perro: abrázale y observa su reacción. Si bosteza es que no le está gustando. Bueno, pues esta situación se puede extrapolar a muchísimas de las situaciones que tu perro vive día a día y que nosotros por lo general ignoramos. Fuera de un contexto en el que tu perro no bostece por sueño, hambre o aburrimiento, debes intentar en la medida de lo posible el estrés que pudiera estar sufriendo por algo concreto. En este sentido, observar el bostezo te dará información, porque podemos evitar incluso futuras trifulcas, por ejemplo, las que suelen darse entre perros y niños. Sabemos lo intensos que pueden llegar a ser lo niños con los perros. Debemos explicarles que deben observar durante los juegos si el perro bosteza, porque de ser así, deberían aprender a parar el juego, ya que el bostezo es el primer nivel de estrés que puede mostrar el perro ante el aniño. Si vamos sumando estrés al animal, puede acabar con un buen mordisco por parte del perro. En este sentido, educar al niño a relacionarse con el perro es de vital importancia.

Una de las teorías que más fuerza tiene respecto al hecho de bostezar es la que defienden muchos teóricos: la misión del bostezo sería la de regular la temperatura del cerebro. Es decir, que cuando el cerebro nota un aumento de temperatura debido a un factor estresante, se produce el bostezo en respuesta a esa necesidad de enfriar el cerebro y oxigenarlo.

Interesante, ¿verdad?

Y como punto anecdótico, ¿sabías que tu perro perro te puede pegar el bostezo pero tú a él también? Esto es gracias a la capacidad que tienen de empatizar con el ser humano, por lo que el contagio de bostezos es algo natural para tu perro.


Fuente: este post proviene de Como educar a un cachorro, donde puedes consultar el contenido original.

Esta es una tienda de demostración para propósitos de prueba - no deberá cumplirse ninguna orden.